REGISTRO DE NACIMIENTOS, UN DERECHO BASICO


English

Sumario Ejecutivo

El IIN está vinculado al tema de registro civil desde el año 1964. Desde 1977 hasta 1990 desarrolló una serie de acciones en el campo legal y estadístico, capacitando y promoviendo leyes orientadas al mejoramiento del registro civil y las estadísticas vitales.

Conscientes que los registros de nacimientos constituyen un derecho básico para el cumplimiento y el monitoreo del cumplimiento del resto de los derechos y que el mismo debe ser encarado conjuntamente entre el Gobierno y la sociedad civil, el IIN, Plan Internacional, UNICEF y otras organizaciones y gobiernos de la Región vienen promoviendo una acción orientada a la universalización del registro de nacimientos.

Al ser el acto de inscripción de un nacimiento un asunto de derechos humanos que trasciende la dimensión puramente administrativa del mismo, la cobertura de aquél está determinada en un nivel importante por el cumplimiento de los derechos consagrados por la Convención. El derecho de un niño o niña a un nombre y a una identidad, así como la preservación de su identidad, está establecido en los Artículos 7 y 8 de la Convención.

Sin un registro de nacimientos no existe la posibilidad de ejercer el cumplimiento de derecho alguno. Sin el ejercicio y la exigibilidad de los derechos no existe posibilidad alguna del desarrollo de la ciudadanía. Sin un ejercicio cabal de la ciudadanía, no podemos pensar en términos de democracia. El registro de nacimientos es entonces la base que permite adoptar medidas contra el tráfico de niños, las adopciones ilegales, la explotación sexual, la venta de órganos, entre otros.

Por otra parte, sin adecuados indicadores, es imposible generar políticas, programas y proyectos que permitan combatir aquellos males que terminan excluyendo a millones de niños y niñas, en la mayoría de los casos desconocidos.

Artículo 7

1. El niño será inscripto inmediatamente después de su nacimiento y tendrá derecho desde que nace a un nombre, a adquirir una nacionalidad y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidado por ellos.

2. Los Estados Partes velarán por la aplicación de estos derechos de conformidad con su legislación nacional y las obligaciones que hayan contraído en virtud de los instrumentos internacionales pertinentes en esta esfera, sobre todo cuando el niño resultara de otro modo apátrida.

Artículo 8

1. Los Estados Partes se comprometen a respetar el derecho del niño a preservar su identidad, incluidos la nacionalidad, el nombre y las relaciones familiares de conformidad con la ley sin injerencias ilícitas.

2. Cuando un niño sea privado ilegalmente de algunos de los elementos de su identidad o de todos ellos, los Estados Partes deberán prestar la asistencia y protección apropiadas con miras a restablecer rápidamente su identidad.

Convención de los Derechos del Niño

  1. Antecedentes
  2. En América Latina y el Caribe, el problema del registro civil en términos absolutos y relativos es sensiblemente menor al que se da en el Africa subsahariana, Asia Central y en el Medio Oriente.

    El análisis efectuado por el IIN, el cual incluye datos de UNICEF, informes gubernamentales de los países al Comité de los Derechos del Niño y las observaciones que el mencionado Comité ha desarrollado concretamente en relación al Artículo 7, observa que el problema en la Región es también importante. Belize, Bolivia, Colombia, Ecuador, Granada, Guatemala, Honduras, Jamaica, México, Nicaragua, Paraguay, Perú, República Dominicana, Suriname y Venezuela han recibido observaciones del Comité en relación al tema. También se debería agregar a Brasil y Haití, donde la magnitud del problema es asumido por las propias autoridades. En el caso de Brasil de acuerdo a estimaciones del Instituto Brasileiro de Geografía e Historia (IBGE) existen 25 millones de brasileños que carecen de certificado de nacimiento.

    En la Sesión en la que se trató el Informe Gubernamental de Colombia, se manifestó que más de 5 millones de niños no estaban inscritos en el país.

    Por otra parte, el IIN ha observado, que si bien en la mayoría de los países el costo de inscripción es gratuito, en muchos casos la obtención del certificado tiene un costo que va desde un dólar americano llegando a valer hasta U$S 15. Las inscripciones tardías, en general a partir de los 15 días, tienen un costo que llega a triplicar el del certificado.

    Si bien la inscripción formalmente aparece como gratuita, en algunos casos la misma trae enmascarada una serie de costos, que se agravan cuando se toman en cuenta elementos como el lugar en donde ocurre el nacimiento (no necesariamente en un centro hospitalario) y la lejanía del mismo de los centros urbanos. Salvo en los países en donde existe una cultura de "registro de nacimientos", en general no se vislumbra a éste como un elemento necesario, especialmente en aquellos países que tienen una tasa de escolaridad baja (dado que el certificado no constituye un requisito para la inscripción).

  3. Criterios básicos

Hemos encontrado la necesidad de encarar el tema de registros de nacimientos a tres niveles:

  1. nivel político
  2. nivel técnico
  3. nivel local: interacción gobierno y sociedad civil
  1. A nivel político se han impulsado a través de distintos Foros Políticos Regionales, la necesidad de que el registro de nacimientos constituya un elemento clave en las acciones que desarrollan los Gobiernos de la Región. Como resultado de los mismos, observamos:
  • Declaración de la II Conferencia Iberoamericana de Ministras, Ministros y Altos Responsables de la Infancia y la Adolescencia (Panamá, octubre de 2000): 
    "Universalizar el registro de los niños y las niñas inmediatamente después de su nacimiento, tomando las medidas legislativas, administrativas y de otra índole para el cumplimiento de este fin"
  • Declaración de Panamá- X Cumbre Iberoamericana de Presidentes y Jefes de Estado (Panamá, noviembre de 2000):
    "Asegurar el ejercicio del derecho de los niños y las niñas a su registro al nacer y, en la medida de lo posible, a conocer a sus padres y a ser cuidados por ellos, de conformidad con la Convención sobre los Derechos del Niño, impulsando medidas legislativas, administrativas y de otra índole, para el cumplimiento de estos fines."
  • Plan de Acción III Cumbre de las Américas, (Québec, abril de 2001):
    "A fin de proteger y promover los derechos de los niños y de las niñas, formularán e implementarán políticas y programas inter-sectoriales, que podrían incluir la promoción del registro civil de todos los niños y las niñas, y destinarán los recursos apropiados para emprender estas tareas".
  • Resolución Consejo Directivo del IIN, (Montevideo, mayo de 2001):
    Tomando como antecedente los Foros Políticos antes mencionados y el Plan Estratégico del IIN 2000-2004, el Consejo Directivo del IIN resolvió mediante Resolución CD/RES. 09 (76-R/01), dar un impulso especial a la labor en este campo para promover los cambios culturales, legales y administrativos que conduzcan a la efectividad plena del derecho al nombre y la identidad.
  1. A nivel técnico, el IIN luego de haber analizado la situación de la Región en torno a este tema y las experiencias de otras regiones, observó la necesidad de cambiar la forma con que se encara al registro de nacimientos, particularmente en aquellos países de América Latina y el Caribe en los que el subregistro alcanza niveles significativos. Es necesario completar la acción de las oficinas gubernamentales que por ley les compete el registro civil y en particular el de nacimientos, con la acción de la organización de la sociedad civil. Se debe tejer una red que habilite a captar los nacimientos de niños y niñas, en vistas a la universalización del registro.

Se intenta a través de la sociedad civil organizada potenciar el rol de los registros civiles, incorporando el concepto de registro de nacimientos como parte de un conjunto de servicios que las familias recibirán a través de la sociedad civil organizada.

A los efectos de implementar desde el punto de vista técnico, el registro de nacimientos debería ser:

    • simple, es decir registrar la información imprescindible para la registración de una persona, evitando introducir barreras a priori en el proceso (situación conyugal, existencia o no del registro de los padres, familias monoparentales)
    • rápido, privilegiar el registro entre el 1º y el 14º día de nacimiento y evitar cualquier costo asociado que actúe como una barrera para la implementación del mismo
    • conocido de todos, desarrollando fuertes estrategias comunicacionales que utilicen todos los medios, de forma tal de informar a la población potencialmente afectada sobre la necesidad del registro, y que éste sea percibido como un instrumento para acceder a todo tipo de servicios sociales.
  1. A nivel local, se deberá priorizar la participación de la sociedad civil. Teniendo en cuenta la geografía de nuestros países, las dificultades de acceso y el porcentaje de población rural de muchos de los países, se torna muy importante generar estrategias en las cuales la propia sociedad civil participe. Se debe facilitar el proceso de registro de nacimientos, en la medida que éste forme parte de una estrategia de intervención en la cual la familia reciba una serie de beneficios que potencien el medio familiar y mejoren su calidad de vida.

El que la aplicación de este mecanismo no sea sencillo, ya que en muchos de los países de la Región coexisten culturas y nacionalidades para quienes el registro de nacimientos no está incorporado como tal, no deberá desalentar la búsqueda de alternativas, ya que estamos hablando de un derecho fundamental. La barrera idiomática puede constituir un inconveniente adicional a ser tenido en cuenta a la hora de la implementación de estas estrategias.

  1. Estrategia

Una acción conjunta entre todos los actores involucrados, constituye sin duda el elemento clave para la garantía del éxito. El trabajo mancomunado entre la Oficina de registro civil de los países, las organizaciones internacionales, las ONGs, las organizaciones de la sociedad civil, constituirá la base para el desarrollo de una estrategia basada en los conceptos explicitados.

Se intenta vislumbrar al registro de nacimientos como un elemento parte de una política que permita la superación de la pobreza extrema, invirtiendo en las capacidades básicas de las familias de menores ingresos para mejorar sus activos.

Esto implica propiciar el complemento de las acciones con todo tipo de programas orientados a la comunidad para mejorar el nivel de vida de las familias y en particular de sus niños y niñas.

En una fase inicial, el IIN y Plan Internacional realizarán un diagnóstico orientado por un lado, a analizar la situación del registro de nacimiento en algunos países de la Región, que muestran indicadores desfavorables, desarrollando a continuación una estrategia que permita promover, fortalecer y mejorar el registro de nacimientos basado en una fuerte interacción entre la sociedad civil organizada, las familias y las Oficinas del Registro Civil.